RSS
Imagen

Parque en Soledad

cropped-background.jpg

 
Deja un comentario

Publicado por en 08/11/2014 en Uncategorized

 

Etiquetas:

Pensamiento del día: Verdades de la soledad

soledad

No puedes esperar que le importes a alguien si no le das una razón para hacerlo. Sí, a veces nos importan personas a las que ni siquiera le hablamos o que parecen no notar nuestra existencia, pero ¿saben ellos que los miras con el rabo del ojo cada vez que cruzan caminos? ¿Saben tu amigos de infancia que aún los recuerdas, que piensas en ellos cada vez que abres el armario y ves el peluche de graduación firmado por todos los compañeros de grado? Si no les has enviado un texto o un email, si no les has llamado al celular o intentado contactar a esas ciertas personas de la forma que sea, jamás adivinarán lo mucho que significan para ti.

Así que, tal vez la razón por la que te pesa respirar y tu pecho se comprima cada vez que mires a tu lado sea porque has sido tú el constructor de tu aislamiento. La soledad no se construye por sí sola, la creamos nosotros y los que nos rodean. El problema está en discernir cuándo se da cuál cosa y en aprender a levantar los muros a la altura adecuada. No importa si crees que se han olvidado de ti, haz el acercamiento. No te des por vencido. Intenta. Intenta una llamada primero. Escribe otra vez. A la verdadera amistad y al verdadero amor no les importa quién se alejó primero. Luego, decide si realmente vale la pena.

Y, si has sido quien no ha constado, olvídese del trabajo y de lo que sea esté haciendo. Nada debería tomar el lugar de una persona que ha compartido su felicidad con usted y que le ha hecho sentir vivo y feliz. No digo que todos tenemos la culpa de sentirnos solos, de ninguna manera. Me refiero a que hay ocasiones en donde debemos reflexionar y preguntarnos si le hemos dado algún motivo a las personas en nuestra vida para que les importemos.

Todo tiene una explicación lógica, a veces solo hay que pensar diferente a lo acostumbrado, fuera de la caja.

 
Deja un comentario

Publicado por en 09/11/2014 en amistad, soledad

 

Etiquetas: ,

Un día

Un día


                                                                                                                                                                          09.oct.14


Te escribo para decirte lo que no puedo decirte cara a cara, lo que mi terquedad ata en mi garganta.

Sucede que hoy –más que siempre– perturbaste la tempestad de mis pensamientos, y me ha costado varias horas aclarar una conclusión sensata y decidir desahogarla aquí, en unos papeles que probablemente nadie (ni tú tan siquiera) leerán jamás. Solo quería decirte que te quiero. Te quiero, maldita sea. Y, no me malinterpretes. No te estoy pidiendo una respuesta, y mucho menos algo recíproco. Simplemente, necesito que sepas que verte me causa una alegría inmensa, desde poco después de haberte conocido, casi instantáneamente después. Por tu estilo, expresiones faciales y corporales y forma de hablar, supe que eras diferente…excéntrico, interesante. Me gustan las cosas así, las personas con ese aire. Sostengo la opinión de que hacemos un bonito dúo: tú y yo, rarito 1, rarita 2. Pensé que tal vez nuestras excentricidades, aunque no se complementaran, se fusionarían a una el doble de asombrosa, con raíces tan profundas que pudiera yo nunca desterrar. Y, es que eres un misterio.

Perdona si te incomodo, jamás había hecho esta “gelatería” de escribir algo tan aparentemente trivial y rosita y deprimente y molestoso y –¡perdón! No que tú lo seas, me refiero a mí, a lo que me permito sentir. Espera. ¿Realmente esa palabra “permito” está bien empleada? Honestamente, ¿crees que podemos controlar nuestros sentimientos? Incluso ahora, mi creencia se sostiene, creo que sí; además, creo en que podemos enseñarnos a sentir algo por alguien o algo. Lo que no podemos es eliminar la semilla. Es como la conservación de la materia, los sentimientos ni se crean ni se destruyen, solo que se encuentran en alguna forma dentro de cada ser, ya sea como U, K, E o m –energía potencial, cinética, energía, masa. Dejando la Física al lado, retomo lo que te quería decir. Ahá, anda, pero qué mucho rodeo, ¿no?

    Gracias. Porque, cada vez que te miro a los ojos en una conversación 1 a 1, me haces recordar lo solitaria que es mi vida y lo miserable que he llegado a sentirme. No es del todo desagradable, al contrario, me hace sentir que sigo viva y que, por lo menos, aunque nunca haya experimentado “esto” con alguien más y no tenga esperanzas de que se repita en algún día frágil de nuestra existencia, tengo a una persona con la que no me molestaría abrazarme si el mundo fuera perfecto. Así que, gracias, por regalarme esos segundos de atención, gracias por darme algo en qué soñar para otra vida. En este plano, nada sucederá –es imposible–, pero se me es bonito pensar que en algún momento más allá de lo que la comprensión humana permite procesar experimentaré algo parecido.

Te quiero. Pero no me malinterpretes, no espero nada de vuelta ni te pido nada. Por raciocinio, renuncié al amor de esa clase mucho tiempo atrás; aunque, a decir verdad, puede que hoy haya sido el mismo día donde acepté mi soledad –y que, por eso, nuestro abrazo haya sido mucho más emotivo de lo que creí. Para mí, lo fue. Perdona si te agobio o si parezco contradecirme, te juro que las palabras fluyen con la sinceridad de mi alma. Eres una bella persona, con un gran potencial, no lo dudes. Te deseo toda la felicidad que un humano tenga la dicha de vivir y todo el sentido que necesites encontrar.

Gracias, otra vez, por permitirme soñar con algo que jamás tendré y por ayudarme a sentir algo similar a la compañía que renuncié tener. No importa que haya durado un mero par de segundos…aunque fuera solo un poco…solo ese tanto me es suficiente…Solo eso.

Gracias. 

 
Deja un comentario

Publicado por en 08/11/2014 en pensamiento

 

Etiquetas:

Unas palabras sobre el amor

Disecando una rosa

-¿Cómo es el amor para ti?
-¿Qué clase de amor?
-El amor romántico.
-Espantoso
Porque, cuando se siente un amor verdadero hacia alguien, se desea conocer todo sobre la persona; de esta manera, acquirimos un estatus de superioridad y distinción entre los demás en cuanto a la cercanía a la pareja. Los buenos sentimientos generan el deseo de hacerla feliz, pero, al mismo tiempo, uno también se va abriendo y rompiendo su zona de comodidad.
Cuando se es una persona seria y se quiere establecer un compromiso de dicha naturaleza y monógamo, la necesidad de mostrar el ser humano que eres, sin máscaras ni maquillaje (en sentido figurado) es cada vez más punzante, si comienzas a desarrollar sentimientos fuertes hacia el otro. Al compartir experiencias e irse abriendo al individuo, los sentimientos pueden crecer, y ese es el gran riesgo: permitirlos crecer. ¿Por qué?
Por la sencilla razón de que siempre terminaremos heridos. Solo el tiempo dirá su compatibilidad (que nunca se sabrá con exactitud) y cuáles son las verdaderas intenciones y sentimientos que el otro tiene para contigo. Cuando esto suceda, se estillará el cristal de la burbuja que te encerraba en la idea de haber encontrado a alguien que llenara el vacío de tu alma, alguien que te quisiera de la manera en que querías que te quisiera. Redescubres, entonces, que no hay tales “almas gemelas” (por utilizar un término popular, aunque lo deteste irremediablemente) o persona capaz de llenar tu vacío- ese deseo de ser comprendido, aceptado, amado…La lista puede seguir
hasta donde dicte la razón (método para identificar y organizar los deseos) de cada cual-cada  necesidad mencionada de acuerdo a una prioridad auténtica y meticulosa.
Nos exponemos a amar, solo para ser heridos de vuelta; y, lo lamentable del caso es que esta es la naturaleza humana. Así qué no hay por qué perder el tiempo creyendo una ilusión que acabará por romperse y aplastarnos con sus gigantescos vidrios de cristal tintado. Las consecuencias de confiar nuestro ser tal y como es pueden ser nefastas…en más de un sentido. Por lo tanto, entiendo que ha quedado de manera evidente que eso último no deseo compartirlo con nadie.
Me vale si creen que soy cobarde, que digan algo como que no tengo la suficiente valentía para arriesgarme. ¿Arriesgarme a qué cosa? He tratado, pero por algo escribo mis horas de sueño en la brillante pantalla otra vez. No le veo lógica a un proceso en el que el mayor producto de la reacción sea un aumento en la concentración de la desilución y la desesperanza.

 
Deja un comentario

Publicado por en 12/10/2013 en amor, parejas, romance

 

Etiquetas: ,

Bienvenida a zombies

¡Hola, hola! ¡Bienvenidos sean todos al Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico! Mi nombre es Nix Aurier, presidenta de la Asociación de Humanos y Zombies; me complace anunciarles que seré la encargada de ustedes por los próximos 60 minutos. Para mí, es un placer mostrarles el lugar más enigmático que encontrarán aquí: Ciencias Naturales. Desconozco si se han enterado, pero esta es la facultad que más estudiantes solía admitir por los pasados 531 años. Su arquitectura no ha cambiado nada desde el 2014, convirtiéndola en algo así como una ruina turística.

Frente a ustedes, pueden ver una de las zonas más simbólicas de Naturales, mejor conocida como El Sapo. No, mis muertitos, no divisarán una estatua del animal. Se le llama así a la entrada a la Facultad. Pueden verlo si se paran de frente- ahí, justo donde se encuentra usted. Las escaleras son las patas delanteras- o traseras, no sé-, y el frente que contiene las letras, la cara del sapo. Ahora, entraremos por su boca.

¡Maravíllense ante la Plaza del Sapo! A su derecha, encontrarán las oficinas de AMSA (American Medical Student Association), quienes están ofreciendo talleres de Primeros auxilios a los no-muertos, de ACS y del Consejo de Estudiantes. Además, a la izquierda, se localizan otras organizaciones estudiantiles como AKKA Seeds y la Sociedad Eco-Ambiental. Al terminar el recorrido, pueden pasar por aquí otra vez, pero no se molesten en buscar a miembros de la American Chemistry Society (ACS), pues están colaborando con científicos estadounidenses, buscando curas a enfermedades causadas por la guerra química en Siria del 2013. Subamos al segundo piso.

Antes de continuar, debo mencionar que lo que encuentren en el segundo piso será igual a lo que puedan encontrar en el tercero. La singular diferencia es que los cursos básicos se ofrecen generalmente en el segundo y los más avanzados, en el otro. Si caminamos a nuestra dere-esperen. Sí-si caminamos a nuestra derecha, podremos entrar a los baños de las féminas, donde se han escrito unas series de perversiones y hostilidades. Recuerdo que, cuando estudiaba, alguien había escrito: “Masturba tu mente para que eyacule ideas.” La frase ni siquiera tenía la coma después de la palabra mente. Sin embargo, a pesar de la mala gramática, consiguió desconcertarme y hacerme analizar la analogía. Al fin, los baños son el desahogo estudiantil (en más de un sentido). Sigamos por los pasillos.

Nos encontramos en el pasillo de los laboratorios de Biología. ¡Estos les van a encantar! Podrán disecar un organismo de cada filo, y, después que terminen, son suyos. No hay restricciones para zombies. Además, contamos con instrumentos que les permiten abrirse el uno al otro y remendarse después. De manera que los conocimientos adquiridos trascienden al plano humanoide. De ocurrir cualquier incidente, AMSA prestará sus servicios.

En el pasillo próximo, se encuentran los laboratorios de Química General, pero como ya ustedes saben de químicos, evitemos el tema y hablemos sobre comida. Luego de bajar por estas escaleras al lado de los laboratorios, vamos a seguir directo. Y este es el kiosko del que todos hablan. Se llama Boca Boca. Cuando comenzé a estudiar, vendían solo emparedados, burritos y toda esa comida chatarra en la que los humanos desperdician su dinero. Unas décadas después del accidente, se convirtió en el primer centro de comida en vender cerebros y otras comidas crudas. Agradézcanselo a la doña trigueña que ven detrás de la vitrina y al Recinto de Ciencias Médicas, por su generosidad y colaboración.

Antes de culminar el recorrido, quiero invitarlos a visitar la biblioteca de Naturales. En ese universo, encontrarán libros que datan desde antes de la época de Alejandro García Padilla, unas verdaderas joyas del conocimiento. La biblioteca es infinita porque encierra las verdades que nos fueron ocultadas por las autoridades sobre nuestro origen, en sus páginas de tecnicismo, algoritmos y reacciones. No les hablaré más. Solo me resta decirles que Ciencias Naturales tiene mucho que devorar y que los he guiado meramente por los lugares más frecuentados. Sin embargo, la biblioteca sufre el rechazo de las gentes que la ven como el símbolo de una esperanza perdida. Mis hermanos y hermanas intelectuales, ustedes son el futuro de nuestra especie, somos la evolución de los pútridos. Por lo que es nuestra responsabilidad para con las ruinas de este mundo salvar tanto a los vivos como a los muertos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 24/09/2013 en Uncategorized

 

Etiquetas: , ,

Minientrada

Obstáculos en el camino del cristianismo en Roma

Los años primeros de la comunidad cristiana no fueron fáciles de vivir. Al principio, el cristianismo era visto tan solo como una nueva secta judía bajo la diversidad religiosa del imperio romano. Los llamados cristianos sufrieron persecuciones, martirio, discrimen y acusaciones hacia su estilo de vida y su fe por parte de los romanos y de los judíos mismos. Por tanto, la comunidad cristiana se ve en necesidad de desarrollar armas que le permitan defenderse contra estas amenazas, pero, sin sembrar más odio entre sus perseguidores. La tensión en la sociedad es expresada claramente en un  tratado escrito por un autor anónimo en respuesta a un supuesto pensador griego llamado Diogneto:

Los cristianos no se diferencian de los demás por su nacionalidad, por su lenguaje ni por sus costumbres [ . . . ] . Viven en sus propios lugares, pero como transeúntes. Cumplen con todos sus deberes de ciudadanos, pero sufren como extranjeros. Dondequiera que estén encuentran su patria, pero su patria no está en ningún lugar [ . . . ] . Se encuentran en la carne, pero no viven según la carne. Viven en la tierra, pero son ciudadanos del cielo. Obedecen todas las leyes, pero viven por encima de lo que las leyes requieren. A todos aman, pero todos les persiguen.[1]

Para explicar el porqué los demás ciudadanos de Roma veían una amenaza en la comunidad en cuestión, es necesario entender que la misma se originó el día en que el Espíritu Santo desciende sobre los apóstoles: el Día de Pentecostés. Desde ese día, la historia que se ha narrado pasa a ser la historia de los hechos del Espíritu Santo por medio de la persona de quien se hable.[2] No tan solo la historia de la vida de Jesús comienza, sino también la de la fe cristiana; y, es gracias a esos primeros cristianos y a la iglesia que el mensaje del evangelio ha llegado a nosotros. El siglo uno marcó el comienzo de una comunidad creyente en Cristo el mesías. Según expresa González (1994), los judíos estaban divididos en dos bandos, los fariseos y los saduceos. Los fariseos eran el partido del pueblo. Los fariseos no estaban en contra del mensaje de Jesús, como se suele pensar; por el contrario, creían en algunas doctrinas que no apoyaban las tradiciones judía, como lo son la resurrección y la existencia de los ángeles. Es esta diferencia lo que marcará la futura división de las religiones a las que se conocen hoy en día. Se ha demostrado que los fariseos eran el partido más influyente; además, una razón para pensarlo es que el pueblo se identificó con la figura de Jesús, una persona de raíces humildes, como víctima de quienes tienen el poder. Por otro lado, esta figura sí llegó a criticarles un aspecto de su comportamiento a los fariseos, y es que estos decían velar por que se cumpliera la ley en la vida diaria; pero, olvidaban los humanos para quienes la ley fue creada. Podían llegar a establecer juicios muy fuertes hacia los pecadores. Los saduceos se encontraban en el otro lado de la moneda. Ellos eran conservadores; por tanto, rechazaban la resurrección y los ángeles (esta última creencia se expresa claramente en las cartas déuteropaulinas Colosenses y Efesios y en otros libros del Nuevo Testamento). Cada partido tenía sus razones par comportarse como tal. En el caso de los fariseos, ellos habían sufrido unas antiguas presiones y persecuciones por parte del gobierno donde eran prohibidos de congregarse y practicar su religión abiertamente; los saduceos eran el partido de la aristocracia. No hay que mencionar muchos detalles para comprender la estrecha relación entre este partido y el Imperio romano, el cual demandaba culto al emperador como forma de garantizar la lealtad de sus súbditos. En adición a los dos bandos principales, existían también los celotes y esenios (llamados Rollos del Mar Muerto, por el supuesto conocimiento oculto obtenido de tales artefactos). Se podía coincibir tantos bandos como pertenecientes a una misma religión, dado a que compartían dos elementos: el monoteísmo ético y la esperanza escatológica. El primero demandaba el culto hacia el único y todopoderoso Dios y la práctica de la justicia entre la sociedad; y, el segundo es nada más y nada menos que la esperanza mesiánica. En donde divergían era en el modo de establecer justicia.

El Imperio romano se caracterizó por su nacionalismo marcado y el orgullo por la cultura griega, la cual influenció todos los aspectos de la vida social. Esto trajo una unidad política y comecial que facilitó la construcción de una red de carreteras y puentes entre todos el imperio. El efecto negativo del impacto helenístico fue la unidad religiosa; ya se mencionó el culto al emperador y las razones para el mismo, pero, un aspecto que suele pasarse por alto es el sincretismo religioso que la conquista de muchos pueblos y el nacionalismo griego trajo consigo. El mismo consistía en una mezcla indiscriminada de religiones en las que cada una adoptaba elementos de las otras y trataba de explicar el mundo utilizando el conjunto de ideas recopiladas.

Ante todo este mundo sincretista, los cristianos debieron encontrar ideas sobre las cuales apoyarse, y una de éstas fue la tradición platónica. Platón fue el discípulo de Sócrates, es gracias a él, en parte, que se le conoce a su maestro como uno de los hombres más justos y sabios de la antiguedad.[3] Ambos sostenían la idea de que los dioses paganos eran meramente creación humana, lo cual explica su perversidad. Platón abundó sobre el tema y enseñó la creencia en un ser supremo y perfecto y la inmortalidad del alma. Aunque sus ideas suscitaron más adelante el surgimiento del gnosticismo como doctrina filosófica y amenaza a la fe cristiana verdadera, probó ejercer un influjo positivo en el pensamiento de los primeros cristianos. Cabe destacar la importancia que tuvo la figura de Sócrates para los cristianos. Sócrates fue un romano que murió como martir, por no aceptar a los dioses griegos y sembrar sus ideas en sus jóvenes discípulos; él fue la figura humana que les sirvió de ejemplo a los primeros cristianos[4]. A pesar de no conocer la verdad de Cristo, Sócrates aceptó su muerte con dignidad y paciencia, cosa que los cristianos aprenderían a hacer a costa de defender su fe contra las acusaciones romanas. Otra tradición filosófica en la que nuestra congregación adoptó para construir un  arsenal para la defensa de su fe fue el estoicismo. Posterior al platonismo, el estoicismo establecía que había una ley natural rigente sobre todo el universo y toda la raza humana la cual establecía las reglas de comportamiento. Justo González explica sin lugar a dudas las ideas principales del estoicismo.

[ . . . ] Si algunos no la ven o no la siguen [la ley natural], esto es porque son tontos, pues quien es verdaderamente sabio conoce la ley y la obedece. Además, puesto que nuestras pasiones luchan contra nuestra razón, y tratan de dominar nuestras vidas, la meta del sabio es lograr que su razón domine toda passion, hasta el punto de no sentirla.[5]

Ese estado de no sentir passion alguna es la “apatía” y en él consiste la perfección moral según los estoicos.

Claro está, estas doctrinas filosóficas también presentaron una amenaza al cristianismo, por el hecho de que los seguidores del mensaje de los apóstoles confundieran la fe cristiana con ellas. Como resultado de ello, los judíos se dividieron en dos grupos (no se veía a los cristianos como una religión diferente del judaísmo): los judíos griegos y los hebreos. Los griegos eran los más abiertos al helenismo, según nos dice su nombre; y, los hebreos tendían a conservar las costumbres e idioma de sus antepasados. Al principio, los llamados griegos no creían formar parte de una nueva religión, simplemente creían en que las promesas de Moisés y de todos los otros profetas se habían cumplido. Los primeros apóstoles se dedican a predicar el mensaje mientras otros misioneros fundan Iglesias. Dado a la creencia en nuevas doctrinas que contrastaban fuertemente con el sincretismo romano, como la resurrección y la mesiandad de Cristo, los judíos griegos fueron los primeros en ser perseguidos por el Imperio romano. Aunque se pueda escuchar desafortunado, es con esas primeras persecuciones que la predicación del evangelio acelera su curso. La fácil dispersión de los judíos griegos se debe a la helenización que había promulgado el emperador de Roma Alejandro, al conquistar varios territorios (incluída Palestina). El resultado fue la expansión de un imperio unido por elementos de la cultura griega, elementos que eran incorporados a otras culturas- como se ha mencionado ya- y a la predicación del evangelio. Así la misión de los gentiles se basó en construir iglesias y llevar el mensaje que predicaba Pablo: la nueva era del Mesías había comenzado y la entrada de Israel había quedado abierta para los gentiles.

Mientras tanto, el resentimiento de los judíos hebreos contra los griegos aumentaba. Dado a su carácter conservador, creyeron que todos lo negativo que les sucedía como practicantes de una religió era porque no habían estado cumpliendo las leyes como debía ser. Desde ese momento se marcó la diferencia entre ambas religiones, de modo que el gobierno de Roma pudo identificar a donde pertenecían esos personajes insolentes que se negaban a la cultura griega (no referente a los judíos griegos). Así pues, Claudio expulsó a los judíos de Roma y, luego, comenzaron las persecuciones cristianas. La primera fue la persecución bajo Nerón, un emperador romano que culpó a los romanos de comenzar un fuego que duró 6 días y 7 noches en la ciudad de Roma[6] . Nerón tuvo varias razones para culpar a los cristianos, la primera y más importante fue porque era una oportunidad para mitigar un poco los rumores escandolosos en contra de su persona y la segunda, por su odio aparente a la raza humana. Un odio a la cultura romana expresado en el rechazo y falta de participación en las actividades relacionadas a esta cultura era aparentado; porque, los cristianos no podían apoyar algo que contradijera las enseñanzas y valores de su fe. Otras persecuciones fueron la de Dominiciano, emperador que se creé que la razón por la que mandó a asesinar a varios de sus propios familiares fue por ser cristianos, y las persecuciones del siglo segundo, de las que se tienen las Actas de los mártires. Las Actas de los mártires recogen las noticias sobre las actividades de las autoridades hacia el cristianismo. Se dividen en cuatro diferentes categorías, dos de las más populares  siendo los documentos oficiales de los tribunales y los documentos escritos por testigos (cristianos, en la mayoría de los casos). Ante la nueva era de las persecuciones, se levantaron varias figuras de los cristianos del siglo segundo y del tercero que hicieron valer su fe sin importarles el precio. A estas personas que murieron en defensa de la fe cristiana se les conoce como mártires. Entre ellos, se puede mencionar a San Ignacio de Antioquía, un obispo que gozaba de gran respeto entre la comunidad cristiana. El mismo fue acusado y condenado a morir por los dientes de las fieras, por negarse a adorar a los dioses del Imperio. Ignacio escribe unas siete cartas en las que le menciona a unos cristianos en Roma que pensaban liberarle lo importante que es para él que nadie evite su muerte, lo único que le garantizará ser testimonio vivo de Jesucristo. Otro obispo mártir lo fue San Policarpo de Esmirna, quien se negó a maldecir a Cristo, y fue quemado vivo.

Entre todas las figuras que defendieron el cristianismo, la más curiosa puede que sea Justino Mártir. Justino combinó sus conocimientos como filósofo con los de un cristiano y fundó una escuela en la que enseñaba la “verdadera filosofía”, el cristianismo. Su perspectiva se relata en el tratado Diálogo con Trifón y en dos Apologías[7]. En estas, Justino establece conexiones entre la cultura clásica y el cristianismo y entre el Antiguo Testamento y la fe cristiana.

En adición a las persecuciones y a los martirios, los cuales se daban mayormente porque algún individuo acusaba a un cristiano frente al tribunal, los cristianos tuvieron que enfrentar los rumores populares y las críticas por parte de gentes cultas. Es a base de esta necesidad de desmentir rumores y presentar su fe tal y como es que los primeros apologistas surgen (entre ellos, Justino Mártir). La mitad del siglo segundo y el siglo tercero fue para la iglesia una batalla con personas de otras filosofías en las que se vió forzada a alzar la voz para que la luz de su fe no fuera apagada por los vientos de otras doctrinas. Uno de los rumores populares era la “fiesta de amor” de los cristianos en la que se reunían para tener encuentros sexuales incestuosos. La verdad era que esa fiesta era la celebración de una cena entre todos ellos celebrando su igualdad. Otros pensadores de la cultura clásica establecían ideas contra sus doctrinas, como la noción de que el dios de los cristianos era un dios ignorante y ridículo. El surgimiento de los principales apologistas, como Arístides, Justino Mártir, Atenágoras, Taciano y Teófilo marcó la época en que la iglesia se enfrenta por primera vez a la cultura que le rodea.[8]

Una de las doctrinas a las que se enfrentó a iglesia, aparte del sincretismo, fue el gnosticismo. El cual sostenía la creencia de que estamos atrapados en un cuerpo impuro y, por tanto, la verdadera liberación requiere salir del cuerpo. Muchos de los practicantes no creían en que Cristo había venido al mundo como un ser de carne. Esto reduciría a lo santísimo y puro del mundo espiritual al plano de lo carnal[9]. Otra doctrina influyente en el pensamiento de la época fue la iglesia de Marción, quien postulaba que Jehová y el Padre eran dioses diferentes. Ambas doctrinas se oponían a creencias fundamentales del cristianismo como la resurrección, la encarnación y la creación, y, en  el caso de la iglesia de Marción, monoteísmo[10]. La iglesia tuvo que tomar una postura con respecto a las amenazas que estas y otras doctrinas posaban ante ella. De aquí es que surge el canon de la iglesia, el Credo apostólico y la sucesión apostólica.

Los primeros cristianos aparecieron en el siglo primero en la ciudad sincretista de Roma. El gobierno les impuso persecuciones y martirios, las gentes, su acoso y delato. Pero; los cristianos formaron iglesias y decidieron ampliar sus conocimientos al estudiar las relaciones entre el conocimiento clásico y los de su fe. El gobierno trató de destruir su cultura, mas solo consiguieron el asombro de los espectadores ante los miles de mártires que enfrentaron la muerte con dignidad. Las gentes los acosaron con muchos nombres, insultaban y cuestionaban su fe. Pero, los apologistas levantaron la voz de su pueblo. Surgieron doctrinas influyentes que alteraron las mentes de muchos, a lo cual la iglesia respondió con medidas que conocemos hoy en día: el canon, el Credo y la sucesión apostólica. Ahora los conocimientos están en nuestras manos. Está en nuestras manos protegerlo o adultarlo; porque, somos iguales a aquellos cristianos- somos parte de la historia.


[1] (Discurso a Diogneto, 5:1-11)

[2] (González, 1994, 76)

[3] (Gonzalez, 1994, 33)

[4] (Rivas, 2003, 279-294)

[5] (González, 1994, 34)

[6] (Gonzalez, 1994, 49-61)

[7] (González, 2002, 100-102 )

[8] (González, 2002, 79-80)

[9] (Pavesi & Expósito)

[10] (Cencillo)

Bibliografía de obras citadas

  1.  González, J. (1994). Historia del cristianismo (2nda edición).

Florida: Unilit.

Bibiografía de obras consultadas

  1.  Cencillo, L. (nf). Catholic.net. Historia del gnosticismo. Accedido en abril 27, 2013            de     http://es.catholic.net/conocetufe/623/2168/articulo.php?id=22372
  2.   González, J. (1994). Historia del cristianismo (2nda edición).

Florida: Unilit.

3.     González, J. (2002). Historia del pensamiento cristiano (2nda edición).

Florida: Unilit.

4.     Pavesi, E. ; Expósito, A. (nf). Catholic.net. El gnosticismo. Accesido en abril 27, 2013 de  http://es.catholic.net/sectasapologeticayconversos/243/1460/articulo.php?id=6313

5.     Rivas, E. (2003). El martirio del filósofo: Sócrates en los escritos de San Justino Mártir. Cuadernos de Teología, XXII, 279-294.

Obstáculos en el camino del cristianismo en Roma

 

Little Sorrow

Little Sorrow

Little Sorrow,
Lets treat or trick!
I can see your shaaadow perching on a tree,
I can see your voice…muffled by the wind,
The liv-ing one on Halloween.
Oh! Your soundly-silent-sound lifts whose black attire,
To ground a-feath-er now nothing but-a-dire.
Hurraaay! Hurray!
So warm can coldness get,
a speech in delay,
We, we, my partner,
Have we not the time
To tear out paintings on putrid walls…
Like this! Like this! Like this!
Let us sing the muted song,
And bring to them the empty hall;
A night to not forget,
For them again to see us again.
Oh, the shame, the guilt, the truth!
So they will know we are sincere;
We are sincere:
But on this night of Halloween,
Halloween,
We are real.
We are here.


Just something that couldn’t seem to get out of my head the other night… Argg! xD Has it ever happen to you? To have to leave everything aside and write down some twisted lyrics…
Hehehe….That’s right. Because the eccentric ones are better! Those are-oh, my-what an inspiration!

 
Deja un comentario

Publicado por en 11/03/2013 en conscience, crow, raven, sorrow

 

Etiquetas: , ,

 
Amor Yaoi

Buscando humanidad, en la realidad...

La Ciencia y sus Demonios

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

La esencia misma del Misterio

Publicación oficial © VOCES DEL MISTERIO

Contacto Japón

Estudios - Cultura - Turismo - Salud

Pseudópodo

Un blog inhomogéneo y anisótropo

Plinky

Because sometimes you need a push.

The New Pen On the Block

Another Person's First Dip Into the World of Writing

El Agua de Mar

Los Beneficios del Agua de Mar

WiLfReDo

Ponceño, Boricua, Exiliado, Ni de Aquí Ni de Allá, Cocolo, Curioso de la Ciencia y la Tecnología que Disfruta del Buen Ron y de la Buena Compañía.

El traje nuevo del emperador

¡El emperador está desnudo!, gritaron. Aquello lo inquietó, pues barruntaba que el pueblo tenía razón; mas pensó: «Hay que aguantar hasta el fin». Y siguió más altivo que antes; y los ayudas de cámara continuaron sosteniendo la inexistente cola.

El Zoológico de Yahvé

Live Simply. Think Deeply. Enjoy the Journey.

El Sonido del Silencio

Vacío y lleno, en una pincelada, fluye lo eterno

Cazadora de Mentes

Puedo sanar tu mente o torturarla.